SONIDOS DE LA ALDEA: Frisco – Tapalké

Sonidos de la aldea

FRISCO 
Tapalké  
Grabado en Tapalqué-Tandil en 2017 
Publicación 2018 
Producido por Sebastián Mansilla 

Se llama Tapalké  y es la opera prima de un tal “Frisco”, que no es otro que Facundo Friscoletti, artista de nuestra Aldea.
Tapalké airea la casa del Rock  con melodías frescas, pegadizas,  que parecen haber estado siempre ahí, en el aire de nuestro paisaje  y que Frisco activó para nosotros. 
En su bocanada  se sospecha el rock nuestro de los setenta, pinceladas folkies y lo mejor del Pop.  Todo en su justa medida, porque Frisco en realidad hace música como si hubiera  que refundar el género y el resultado es de una actualidad sonora y poética que se nos antoja auténtica y madura a medida que la escucha avanza.
Sus letras nos convidan a salir a la vida, porque “la verdad no se ve desde un sillón” y como alguna vez nos gritaron “salgan al sol, idiotas” Frisco ahora, nos recuerda una vez más que,  “la solución puede ser el sol y el aire fresco que nunca hace daño…”.
“Nosotros dos y el resto” dice un estribillo, “No es muy raro lo que pido, compartir nuestro destino” dice otro. Suenan íntimos y universales al mismo tiempo, porque así es el amor. Y Frisco le canta también al amor.
Su voz limpia, impecable, recorre siete  canciones que se nos hacen poco, pero que son más que suficientes para dejarnos un mensaje claro: el rock siempre tiene cosas para decir y a veces, solo a veces, encuentra formas encantadoras  de hacerlo.
El  arte de tapa sintetiza la idea. La fotografía de un patio común y silvestre, macetas, una garrafa, pero en el centro de la escena el plano detalle de un pavo real con mirada inquisitiva, quiebra el sentido. Es la aparición de lo bello en lo cotidiano, una belleza conocida pero a la vez exótica que nunca se gasta. Y además está el nombre “Tapalké” escrito así, con “k” de lenguaje digital.