LOS MÁS PEQUEÑOS DE LA ALDEA: La alimentación será saludable o no será

LOS MÁS PEQUEÑOS DE LA ALDEA

La alimentación será saludable o no será

Por Dra. Florencia Núñez. Pediatra SAP

Si hay un tema que creo relevante en el cuidado de la salud es la alimentación. Desde que soy mamá he ido aprendiendo y prestando más atención a los alimentos que llevamos a la mesa de nuestras casas y los que ponemos a disposición de los niños. Y en ese proceso he descubierto a profesionales de diferentes áreas que introducen conceptos nuevos, cuestionan lo establecido y se animan a plantear una alimentación alejada del marketing, en sintonía con la naturaleza, cercana al disfrute de cocinar y compartir. 
Antes acostumbraba a mirar las calorías en los envases y ahora sé que es más importante conocer los ingredientes. Aprender a leer las etiquetas resulta fundamental para entender lo que en verdad estamos ingiriendo. Entonces el ingrediente que está primero  en la lista es lo que el alimento contiene en mayor proporción, así hasta llegar al último. Por ejemplo el turrón de maní  tiene en mayor proporción jarabe de glucosa, harina de trigo, azúcar y sólo en un 10% maní.  
El asunto del turrón se vuelve paradigmático porque en muchas ocasiones es indicado como colación por profesionales de la salud. Imagínense y vayan a mirar la etiqueta de las “saludables” Frutigran ®. 
Así como en el caso de esa golosina o galletitas, aparecen y se instalan en nuestro imaginario a través de la publicidad, alimentos poco sanos que son vendidos como nutritivos. Uno de los más posicionados en la mesa familiar es el yogur. El yogur es un alimento ultraprocesado en base a leche de vaca que socialmente es promovido sobre todo para la alimentación de los más pequeños. Así, entre personajes de superhéroes y dibujos animados, llega a nuestros hijos un producto con alto contenido de azúcares, colorantes y conservantes que interfiere con la incorporación de otros alimentos y atenta contra sus dientes. 
Si seguimos con la lista, el panorama se vuelve angustiante y vemos que mucho de lo que comemos no es lo que realmente creemos que es. 
Pero como lo último que queremos es desesperar podemos empezar a cuestionarnos, a seleccionar y a darle la oportunidad a grupos de alimentos que no soñábamos con probar o preparar. Amiguémonos con las frutas, las verduras, los frutos secos y también con las legumbres. Visitemos más las dietéticas y menos los super. Programemos mejor las compras (qué difícil) y cocinemos en casa. Elijamos siempre como bebida al agua. 
No es fácil pero vale la pena, porque la alimentación será saludable o no será. 

Les recomiendo buscar en redes sociales a Soledad Barrutti (periodista de investigación, autora de los libros Malcomidos y Mala Leche), Natalia Kiako (periodista, autora del blog nataliakiako.com.ar con recetas saludables) y Dr Eduardo Angel Cueto Rúa (pediatra, gastroenterólogo, fundador de la Asociación Celíaca Argentina). Un montón de infomación para empezar.