El frío no enferma

El frío no enferma (dedicado a Moni)

Por Dra. Florencia Núñez . Pediatra SAP

Chochi, Velentín y Ariel

Años escuchando a mamás y abuelas decir “No tomés frío que te vas a enfermar”, “Cómo vas a andar con la cabeza mojada con este frío”, “ Ayer no tendría que haberlo sacado, hacía mucho frío”. Y así, frases de este tipo se multiplican.
Hoy, en esta edición de invierno, vengo a decirles que el frío no enferma. Según el diccionario de la Real Academia Española frío significa que tiene una temperatura inferior a la ordinaria o conveniente. No se estudia en la facultad como agente causante de enfermedad, ni existe medicación para curarlo o prevenirlo.
Imaginemos si no lo que sería Usuahia o Groenlandia, generaciones y generaciones enfermas, todas por culpa del clima.
Y si el frío no enferma, ¿ por qué hemos sostenido esto durante tantos años Cuando empieza el otoño y baja la temperatura, aparecen los virus

 respiratorios que son los que causan los diferentes sindromes: catarro de vía aérea superior, “resfrío”, gripe, bronquiolitis, etc. Además generalmente los ambientes están menos ventilados y en la mayoría de los hogares hay uno o dos niños que concurren a escuela o jardín. La cadena sería así: Al haber más virus en circulación, es más probable que nos contagiemos; si nos contagiamos podemos enfermarnos, si enfermamos podemos contagiar a otros, y en lugares cerrados, poco ventilados o donde pasamos mucho rato, esto se multiplica.
La culpa no es del frío, es de los virus. Y ¿cómo evitamos contagiar o contagiarnos? Ventilando los ambientes, lavándonos las manos,
no 
concurriendo a lugares cerrados cuando estamos enfermos y usando alcohol en gel. Entonces ya no hay excusa para hibernar. No le tengamos miedo al invierno. Abriguémonos, salgamos al sol y recuperemos con nuestros hijos el juego en el patio y la vereda.