IDENTIKIT: Fachada del Club Social Tapalqué

El paisaje de nuestro pueblo de casas bajas, solo por momentos, es quebrado con algunos edificios que se imponen ya sea por su diseño, estilo u ornamentos. No son muchos los casos pero el del Club Social Tapalqué es uno de los más notables. El arquitecto encargado de la obra fue Aldo Vivaldi y los constructores H. Amendola e hijo y J. Cervini; datos que encontramos en la propia fachada del edificio. El estilo que lo hace tan particular es el  Art Decó, un estilo artístico que tuvo su apogeo en la década del 20, surgido en Francia pero que rápidamente se esparció al resto del mundo, sobre todo e EEUU donde Hollywood lo adoptó como símbolo de glamour.
Influenciado por los descubrimientos arqueológicos en Egipto y América el estilo adopta entre sus características fundamentales las formas geométricas, los ritmos,  el zig zag, las curvas.
La fachada de nuestro Club Social ostenta una modernidad que no vemos prácticamente en ningún otro sitio del pueblo. La líneas verticales dominan la composición y lo visten de elegancia.  Lo que más se destaca es la forma en que remata el edificio con volúmenes escalonados que terminan en curva. En la parte central alineado con la puerta principal el remate es aún mayor. Gana altura dando robustez e imponiéndose con fuerza hasta finalizar en un mástil.  La entrada principal cubierta por un volado semicircular parece abrirse a la calle por el efecto que dan los muros curvados y los escalones. 
Los grandes y pesados muros se alivianan con elementos decorativos: guardas verticales con motivos de flora y fauna, y dos recuadros en bajorrelieve que recuerdan el estilo egipcio en el que como se dijo se inspira también el Art Decó; encima de la puerta el escudo con las iniciales del club en sobre relieve.
Todo conforma un edificio de gran presencia, con ese carácter escenográfico, la elegancia y el Glamour del Art Decó; seguramente todas características que quienes lo proyectaron pretendían destacar de su Club.
Por último un dato más, muchos han notado cierta similitud entre el Club Social y las obras del gran arquitecto Francisco Salamone; quién en la década  del 30 realizó decenas de obras en la provincia de Buenos Aires (municipalidades, mataderos, plazas, cementerios, etc.) con un estilo propio pero con gran presencia de las características del Art Decó.